En las Sierras de los llanos riojanos, se dejan entrever extensas planicies con caseríos dispersos, plantaciones de nogales y algunas granjas. Ideal para hacer una parada y degustar la gastronomía del lugar: chivatos, corderos y chacinados. Es un circuito propicio para las travesías en vehículos 4x4, cuatriciclos o a lomo de mula. Se recomienda ir con guías de sitio ya que es un camino de cuesta. Si quiere disfrutar de un escenario de película, del silencio y la tranquilidad, no se puede dejar de conocer este lugar. AGRANDAR FOTO
PH: Gonzalo González